16.10.14

Gibraltar y otros poemas II


En origen: el agua alumbró la vida
y por eso existen las playas atestadas en agosto.

El chiringuito nos hace libres
a pesar de la bachata y los precios desorbitados.

El cosquilleo de las algas y la lejana profundidad
donde sentir la asfixia
los pies inútiles del astronauta
y la pesadez de las olas saladas sobre nuestros ojos rojizos.

El hombre lúcido comprenderá al fin
el uso de las duchas para salir de la arena
sin mácula, sin sacos de grava escondidos en el fondo
de nuestro calzado.

Vendedores ambulantes y camareros sin contrato
por cese de obra y servicio.

La escasez solo atiende al calendario.

Señoras que apuran los últimos rayos
-de sol o de tormenta-
colonizan el mar a la espera del invierno
y la huida irremediable de los turistas.

Nadie pensó en leer un libro aquí tumbado.

Dejé mi cuaderno escondido entre las toallas
y me sentí observado por las patrullas 
y la guardia costera gibraltareña.

No quise crear un conflicto diplomático.
No icé bandera que pudiera levantar ampollas.

Solo te besé. 
Hablé en inglés y obvié el whatsapp y las redes sociales.

Éramos tú y yo a la sombra de las costumbres,
de los días marcados en rojo.

La prisa relativa del asueto.

13.10.14

Gibraltar y otros poemas


Cansado de tomar la tercera salida en la rotonda,
apagué el GPS.

Respiré el suave aroma del cáncer
cierto alivio carburante a la sombra de la Refinería.

Cepsa lo tiene todo en sus estaciones de servicio
rezaban los carteles
y llegamos al hotel con la cuenta atrás ya iniciada.

Esos instantes donde se crecen la estrellas de la cancha,
donde no hay margen de error.
Firmamos la documentación y miramos por la ventana,
como si fuésemos a ver el mar.

Como si estuviésemos tan lejos del Océano.

Cenamos en mitad de agosto
y olvidamos la cazadora y las bocas secas.

El vino amasa las palabras y el humo corroe las cortinas,
pero sólo queríamos transparencia,
una luz blanca y democrática alumbrando la habitación.

Creo en el vídeo y en las fotos polaroid.
Creo en los cuadros y los paseos sobre las murallas.

Esperamos al amanecer sin napalm ni olores extraños,
nos acostumbramos rápido al buffet libre
a las palmeras del patio y la suavidad de las eses.

Éramos nosotros en una tierra nueva.
Eras tú otra vez con los pies mojados.

Así descubrí África y el mundo.
Así volví a mirar la poesía de las pequeñas cosas.

Insignificantes como un grado de temperatura.

27.9.14

Last inspiration Vol. VII


Para Clave Secundina

En un momento brillante de la historia
alguien dejó de utilizar el amarillo
para las líneas discontinuas

y desfilamos, ordenados, sobre el blanco.

Me duelen las manos de acariciar espigas
y los ojos de buscar abrojos
entre la goma negra y tumultuosa,
siempre esperanzadora cuando consigue hincharse.

Correré sobre la épica del Tour de Francia
y olvidaré dormir la siesta
siempre que la noche fuese culpable
pero no tanto.

Las coordenadas completan la resolución
de mi teléfono móvil
recién llegado a la obsolescencia programada
y las baterías dormitan
bajo el desplome de las presas
y las líneas electrificadas.

Esta noche quiero hacer contigo
algo que Neruda nunca imaginara.

Es otoño y no hay cerezos, ni almendros
ni efectos especiales en las fiestas del barrio.

Es tiempo de seguir rodando.

Incompletos.

19.9.14

Nacho Vegas contempla el nuevo bar de moda

Solo el flash es capaz de iluminarte,
La música anima tus pies jóvenes
Y los pedales desafían la lluvia
Con el viento y los problemas de frente.

Valientes como fuimos
Para construir lo que ahora somos.

El extraño sueño de los tiempos,
El ADSL como velocidad de crucero
Y el botón de conducción automática
Siempre desactivado.

Corre, corre
Gritaba Leño
Aquella noche de plástico
En que regresamos andando,
Cuando el verano sino comenzaba.

Hoy es temporal
Y lanzamientos espectaculares
En la onda media.

Hoy es abrazo y lentitud,
Calendarios raidos
Y manecillas desobedientes.

Tal vez pausa,
Miradas furtivas,
Presas observadas cuando caminas desnuda
Por el filo de la habitación.

Tengo hambre
Y cazaré

8.9.14

TIROS LIBRES. Relatos de baloncesto


Tras muchos meses de trabajo, emails, teléfono, favores... tengo el inmenso placer de anunciar que ya está a la venta la primera antología de relatos sobre baloncesto escrita en España. Patxi Irurzun, Daniel Ruíz García y yo mismo, hemos coordinado, seleccionado y prologado el libro, pero no sería posible sin el apoyo y oportunidad de Ediciones Lupercalia y el trabajo y talento de los autores que aparecen en este volumen.

Os dejo la nota de prensa a la vez que mando todo mi agradecimiento a todos los implicados.

EDITORIAL LUPERCALIA PUBLICA “TIROS LIBRES”, LA PRIMERA ANTOLOGÍA DE RELATOS SOBRE BALONCESTO ESCRITOS POR AUTORES ESPAÑOLES

(Una antología coordinada por Patxi Irurzun, Daniel Ruiz García y David Refoyo)

Coincidiendo con la celebración en España del Mundobasket 2014, dieciocho autores, unidos por su pasión por este deporte, se unen en una publicación insólita en la literatura española, que reivindica este deporte como territorio de ficción, escasamente transitado hasta la fecha a pesar de la posición de referencia de España en el ámbito baloncestítico. Entre los autores se encuentran escritores de referencia nacional y algunos relacionados con el baloncesto, entre los que destaca especialmente Juan Antonio Corbalán.

Baloncesto y ficción no han conjugado con mucha frecuencia en la narrativa en castellano, a pesar del auge y del éxito de nuestros baloncestistas y de las posibilidades estéticas del deporte de la canasta. En esta antología de relatos, Tiros libres, coordinada por los escritores Daniel Ruiz García, David Refoyo y Patxi Irurzun, dieciocho autores se resarcen y presentan  una colección de cuentos en los que el basket se convierte en la excusa perfecta para hablar del éxito y el fracaso, de emociones y recuerdos, de la vida misma y su azar, como un balón girando en el aro. Cada uno con su propio estilo, y unidos por su afición al basket,  un dream team de escritores, a los que se suma una auténtica leyenda viva del baloncesto como Juan Antonio Corbalán,  recuerdan momentos de su vida ligados a este deporte, escriben sobre la NBA y sobre basket de barrio, sobre la muerte de Fernando Martín o la de Andrés Montes, sobre Spud Webb y Gomelski, sobre el baloncesto yugoslavo y el lituano, sobre mascotas de equipos y viejas glorias olvidadas… Un auténtico equipazo que ha conseguido desprenderse de complejos y reivindicar el baloncesto como un elemento más de la cultura popular.

 Eloy Fernández Porta, Jacobo Rivero, Javier López Menacho, Mario Crespo, Sergi de Diego Mas, Josu Arteaga, Sergi Puertas, Javier Avilés, Ana Pérez Cañamares, David Benedicte, Javier García Rodríguez, Mercedes Díaz Villarías, Miguel Serrano Larraz, Francisco Gallardo, Juan Antonio Corbalán, Patxi Irurzun, David Refoyo y Daniel Ruiz García.


5.9.14

BIENAL DE LOS CAMPOS CONCÉNTRICOS

FOTO DE ESTEFANÍA DUEÑAS

Ochocientos días como balas
atravesaron el cuerpo de Cernuda,
pero no salió en los periódicos.

Cada vez nos saludan menos por la calle
en nuestra búsqueda azarosa del desierto.

Los círculos concéntricos de los trigales
son tema de estudio para Íker Jiménez,
pero siempre me interesó más Íker Casillas
o por qué pasamos del fútbol
cuando las terrazas se aferran al verano
y, a pulso, resisten al otoño.

No contaré el tiempo en kilómetros nunca más,
el acelerador dejó de ser metáfora útil
desde la construcción del CERN,
desde que Roberto Carlos anunció su retirada.

Analizamos los posos del vino
y las lúgubres manchas del tinto sobre la ropa,
las mochilas de cuero que destiñen
o la pregnancia visual de los conceptos gráficos.

Por eso los cuadros del pasillo,
por eso la sorpresa cuando encendí la tele
y supe que el siglo XX no estaba tan lejos como creía.

No hace tanto que nos conocemos, pensé.

Y seguí corriendo.

28.8.14

LOS PÁJAROS SOBREVUELAN EN CÍRCULOS SOBRE EL CADÁVER DE TONY URBANO


Voy cruzando el calendario
con igual velocidad

Leño (Tony Urbano in memorian)

En ocasiones los pájaros
sobrevuelan en círculos
olvidándose de Hitchcock
y de las cabinas de teléfono
como hicimos todos.

Las olas se acomodan
en el Instagram de los turistas
y nosotros no fuimos de vacaciones,
no era pobreza.

Calendario, decíamos.

Apuramos el vino en otro vaso castizo
y recordamos los pequeños hurtos,
los hoteles en fin de temporada
y las toallas blancas nuevas cada día.

El semáforo cambia de color
y pienso en sostener un mapa entre las manos
mientras decidimos un lugar,
un cobijo donde guarecernos
lejos de las noticias y la tinta negra del periódico.
De las ambulancias y los anaqueles,
de los músicos fallecidos
y los horarios impuestos y los impuestos horarios.

Las líneas que separan las fechas
son pequeños barrotes salpicados
con festivos,
azarosas prisiones en las que nunca
nos encontraremos cómodos.

Los libros de familia, la piedad.

Amor, yo te imploro en la noche temblorosa.
Busco tu abrazo. Tu compañía.

Y un eco me sobrevuela en círculos:
Si tú supieras lo que yo sé 

supiéramos juntos.

19.8.14

TRÍPTICO DEL REGRESO: SOLO EL AGUA PUEDE SALVARNOS


Regresé al VHS y los balones que se colaban
por la escuadra
ahora golpeaban en el poste
y, a veces, se perdían por la línea de fondo.

Noté el cansancio,
el dolor que no mitiga
solo me aproxima a la muerte.

Y a la duda.

No quise abandonar mis escasas pertenencias
y esperé la puesta de sol.

¿Cuántos kilómetros nos separaban aquellas tardes?

Tardé en darme cuenta de que la distancia
no era un problema,
solo es una convención del hombre,
de todos nosotros.

El silbido me despertó
y aquel himno de Nacho Vegas dejó de sonar
en la radio de mi coche.

Tomé conciencia y salí al mundo.

Miré a los lados antes de cruzar la calle
y frente al acantilado,
para sorpresa de los marineros,
grité:

Te quiero.

Lo repetí unas cuantas veces. Te quiero.

Y nunca más hablé del pasado
porque delante de mis ojos
estabas tú,
y delante de nuestros cuerpos exigidos
mil ladrillos
con los que construir nuestra casa.

El hogar.

14.8.14

Ulises, actor de reparto en paro

La información se ha vuelto predecible
Y la sorpresa se ha enquistado en el imaginario
La lluvia cae diferente sobre la costa
Y un viejo añora los viajes del Inserso.

Google Maps señaló los caminos
Y Runtastic nos dijo cómo descifrarlos

Londres es más gris
Desde que Mourinho volvió a la ciudad

Y yo sueño.

Sueño con globos aerostáticos
Y trabajo de oficina en guardia permanente

Las aves anuncian la batalla
Y los cuervos parecen tranquilos,
El peligro no nos acecha esta vez.

Ulises predijo la velocidad
Y solo los temerarios desconocen
La cultura clásica.

Espero sentado tu llegada.
Llevo mil años aguardando los barcos,
El anuncio
La calma dócil de las vacaciones.